somos-madridistas-epica blanca-zidane-volea-2002

Uno de los goles más espectaculares de la Champions League

El 15 de mayo de 2002, en el Hampden Park de Glasgow, Zinedine Zidane levantó la pierna y paró el reloj con uno de los mejores goles de la historia de la Champions League.

Aquella noche, hace más de quince años, el Real Madrid sufrió lo indecible para alzar la Novena Champions de su palmarés. Y eso que el partido no pudo empezar mejor, con Raúl abriendo el marcador a los ocho minutos. Pero Lucio, con un testarazo inapelable, empataba solo cinco minutos después.

Todo parecía destinado al empate a uno, cuando Santiago Solari buscó en profundidad a Roberto Carlos y el brasileño, más que forzado, mandó un pelotazo al cielo de Glasgow. Era imposible que de aquel balonazo a las nubes saliera algo para los blancos.

Pero ahí estaba Zidane, uno de los mejores jugadores de la historia del fútbol. El francés se paró en el borde del área, esperó a que el esférico descendiera, y le arreó una volea con la zurda que besó la red de la portería de Butt. Se acababa de escribir una nueva página en la historia del fútbol.

Después sería el momento de Iker Casillas, que sustituyó al lesionado César Sánchez para salvar en incontables ocasiones al Real Madrid. Pero eso es otra historia.

Ahí estaba Zidane. Se paró en el borde del área, esperó a que el esférico descendiera, y le arreó una volea con la zurda que besó la red... Clic para tuitear

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí